Espejito, espejito mágico

Y que siga funcionando el mismo susto… Actores americanos, ¡no tengáis armarios con espejo en el baño!! Que son ganas de darse un susto a las tantas de la noche y vuestros vecinos tienen que estar hartos de vuestros gritos cada vez que cogéis algo de ahí.

Más usos del espejo en el cine:

Una de miedo… o no

Por si habéis estado en los últimos tiempos en coma, viviendo en una cueva cual ermitaño, o en algún remoto lugar del mundo alejado de la civilización, es mi deber informaros de que llega Halloween (eso que antes era puente por ser Todos los Santos, y ahora por ser un día en el que disfrazarse de cosas de miedo para salir por la noche). A mí me gusta porque me gusta casi cualquier fiesta que consista en disfrazarse y hacer el ganso un rato, hacer el ganso sin disfrazarse también es divertido, pero es menos vistoso.

Así que claro, en estas fechas tenía que escribir algo relacionado, además de cambiar la decoración del blog, tranquilos, en unos días quitaré las telarañas (¿algún voluntario para quitar a las arañas? a mí me dan miedito). Peeero no quiero hablar de tópicos, así que no hablaré de la película esa del Jack Skeleton (que mola pero últimamente está muy vista), ni de un ránking personal de pelis de terror, ni de los disfraces de chica loquesea sexy (vampira sexy, calabaza sexy, brujilla sexy, ¿subida del IVA sexy? miedo da, y con una faldita…), ni hablaré de dulces de calabaza, ni de calabazas cinceladas con formas chulas… Mierda, he dicho que no iba hablar de tópicos de estos y ya lo estoy haciendo…

La verdad es que para mí esto del terror… pues bueno, como hay pocas películas de terror que me den miedo acabo siendo la chica a la que se agarran mientras la película da sustos subiendo el volumen, casi me dan más miedo las uñas de la persona que tenga al lado que la película en sí, sobre todo si es de las de sangre a chorros, para eso me veo una de Tarantino, que seguro que ha elegido mejor banda sonora. Aún recuerdo cuando vi El exorcista en el cine (ni se os ocurra pensar que soy tan vieja, que la volvieron a estrenar no hace muchos años con un par de cambios), yo iba todo feliz dispuesta a pasar miedo con una película tan famosa y en un cine antiguo… y el resultado, bueno, la protagonista vomitaba verde, yo me reía, la de al lado se asustaba, yo me reía de la de al lado, oía risas sueltas por el cine, la prota hablaba raro, otro susto, más risas, vuelta a empezar… Salí diciendo que había visto una comedia, algunos me miraban mal, pero la verdad es que viendo esta adaptación a serie de humor de los 80 de esta película, alguien más debe pensar como yo:

¡Feliz Halloween!

Fuente: