República independiente

Hoy  voy a hablar de un tema serio, ya sé que normalmente hablo de tonterías varias, pero hoy no es el día. Y es que el tema del independentismo catalán está dando mucho que hablar, y es algo que nos afecta a muchos (cuarenta y pico millones que somos ya). Es un problema difícil de tratar y da lugar a discusiones encarnizadas que no llevan a ninguna parte (¿y lo a gusto que nos quedamos, qué?). El caso es que navegando por aquellas tierras del Internet he encontrado una solución. Sí, sí, una solución. Al menos para los que usen el navegador de San Google, el Chrome.

SustituCAT

sustiCat_en_chrome

 

SustituCAT llena de ponies las noticias sobre Cataluña, que pasará a ser Ponilandia. Nada de leer cosas sobre la Vía catalana, mejor sobre el corro de la patata, y todo estará lleno de purpurina, mucho más divertido leer así el periódico por la mañana. Si queréis empezar el día con una sonrisa, y leer a Mas (perdón, al jefe supremo de los ponies) en un tono mucho más rosita y alegre, podéis descargar esta extensión del navegador pulsando la siguiente imagen:

 

captura_sustituCATMás información en la web de la extensión, donde quieren que Ponilandia sea Brillante como la purpurina:

 

Anuncios

Nuevas reglas

En Fórmula 1 cambian las reglas todos los años, a veces incluso a mitad de temporada, y este año los de la FIA no iban a hacer una excepción, ya han sacado algunos cambios como que la última carrera puntúe más. Lo que ellos no sabían es que los del equipo Lotus se lo iban a tomar con tanto humor, les han hecho unas cuantas sugerencias para mejorar el negocio (traducción aproximada a la lengua de Cervantes después de la imagen):

  1. Cualquier piloto que tenga una mascota llamada “Roscoe”* empezará desde la última posición de parrilla. Sólo los días pares. No aplicable en Abril.
  2. Cualquier piloto que celebre su cumpleaños el día de la clasificación tendrá garantizada la pole, 10 puntos y una visita al garaje de Ferrari.
  3. Cualquier piloto que conteste “seguro” en una rueda de prensa será abofeteado. Siempre.
  4. Cualquier piloto que haga donuts al final de la carrera tendrá que comerse el mismo número de los mencionados donuts en la rueda de prensa inmediata a la carrera.
  5. Cualquier piloto que quiera un nuevo corte de pelo debe avisar a todos los equipos con un mínimo de 3 días de antelación. Podrán aplicarse sanciones relacionadas con el peso.
  6. Cualquier equipo que sea pillado usando hastags divertidos en 2013 podrá ser interrogado por diversión ilegal y recibir una dura multa.
  7. Todos los pilotos deben responder a los mensajes groseros desde el muro con similar o mayor grado de grosería.
  8. Todos los jefes de equipo se verán obligados a pasar al menos un gran premio diciendo la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad.
  9. Se descontará el 15% de sus puntos totales al equipo que diseñe el coche más feo de la temporada.
  10. Cualquier equipo que tenga como invitado en una carrera a un famoso de televisión estará obligado a poner a ese famoso al volante en el siguiente Gran Premio.
  11. Cualquier equipo con más de cuatro miembros de su personal cuyo título empiece por “Director técnico” será obligado a diseñar su coche usando únicamente lego.
  12. Los dispositivos que exploten lagunas en el reglamento únicamente podrán ser usados si tienen un nombre guay: “Stingray 2000 Optimiser” está permitido. “Keith” no se permite.
  13. Los puntos decisivos del campeonato serán determinados por Piedra, papel o tijera, o lucha en la jaula.
  14. Todas las disputas entre conductores se determinarán consultando a Taki Inoue y una buena botella de vino tinto.
  15. Cualquier equipo o equipos que se pierdan cualquiera de los test de pretemporada serán obligados a correr el Gran Premio de Corea 2014 contra sí mismos sin puntos.
  16. Cualquier piloto que termine un Gran Premio utilizando sólo dos ruedas tendrá el doble de puntos.
  17. Todos los pilotos llamados Sebastian Vettel completarán sus propias paradas sin ayuda de mecánicos.
  18. Cualquier piloto que gane a Sebastian Vettel tendrá doble consumición en el bar.

◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊◊

Yo propongo a los señores de la FIA añadir alguna más, por el bien del espectáculo más que nada:

  1. Además del tubo dispensador de agua para los pilotos, se permitirá añadir otro que dispense helado (Kimi lo agradecerá).
  2. Los organizadores de grandes premios estarán obligados a añadir también azafatos guapos.
  3. Si alguien gana más de tres grandes premios seguidos, en el siguiente se verá obligado a moverse por boxes y el resto de las instalaciones del circuito a la pata coja.
  4. El primer coche de Red Bull será conducido por el piloto que gane al juego de las sillas previo a cada gran premio.
  5. El equipo que gane un gran premio invitará a Milady a ver el siguiente en sus boxes, gastos de viaje y alojamiento incluidos.
  6. Se premiará con 10 puntos al equipo que contrate a Milady como ingeniera.
* Roscoe es el nombre del perro de Hamilton.
 

La primera vez

La primera vez es complicada, normalmente estás con ilusión, nervios, miedo, quieres que todo salga perfecto, intentas recordar lo que te han dicho que hagas, pero claro, no puedes controlar todo, hay que improvisar, no sabes muy bien cómo, el aceite decide saltar por todas partes… ¡Qué duro es aprender a cocinar!

Y es que algunos nacimos torpes, qué se le va hacer, podemos tener inteligencia, belleza, habilidad para el crimen, humildad… pero los trabajos manuales no son lo nuestro (esos trabajos manuales no, ¡malpensados! esos se me dan estupendamente y yo no hablo de esas cosas). ¿Y qué hay que requiera más destreza manual que la cocina? Cuchillos afilados, grandes peligros por culpa del aceite, cebollas vengativas que te hacen llorar… es territorio hostil. Pero esa certeza de peligro no me hizo echarme atrás, soy una chica valiente, así que decidí un día años ha, aprender a cocinar. ¿Y cómo empecé? Pues como todos, con un:

-¡Mamáaaaa! ¿Me enseñas a cocinar? [añádase aquí ojitos de bambi]

¿Y cómo decidió ella cómo debía empezar mi aprendizaje en ese arte milenario? Pues como todas, con un:

– Vale, te voy a enseñar a hacer un huevo frito.

Hagamos un inciso. Madres del  mundo, si sabéis que con hacer pizza precocinada al microondas vuestros retoños pueden sobrevivir cuando les dejáis solos un fin de semana, si el huevo cocido requiere conocimientos y habilidades mucho más básicas, si el filete a la plancha vuelta y vuelta les va a alimentar sin peligro de quemadura, ¿por qué todas queréis empezar por un frito???

Pues allá que fuimos, a pelearnos con el huevo frito, porque el primero no se cocina, se pelea con él. Para empezar está el asunto de cascarlo bien en el borde de la encimera, para poder echarlo en el aceite sin que caigan todos los trocitos de cáscara en la sartén, que alguien decidió que la parte exterior no fuera comestible. Bueno, esto lo conseguí con aprobado raspado, algún trocito se podía quitar sin problemas con un tenedor y sin que salpicara aceite. Pero ay, el aceite, hacer un huevo frito requiere la antigua técnica de adivinar cuando está caliente el aceite, sin meter el dedo, para esto las madres tienen una medida de tiempo muy exacta para cuando les preguntas, “pues cuando veas que está caliente lo echas”. Eh… ¿mi madre tiene visión por infrarojos y yo no la he heredado? Pues vaya. Superada esa decepción de no tener los superpoderes de mi madre, tuve que aprender a calcular aproximadamente ese tiempo (o echar algún trocito de algo comestible en el aceite y escuchar el chisporroteo).

Hay comidas que las pones en la sartén y las dejas ahí un rato que se vayan haciendo, pero el huevo frito, por el que deciden empezar las madres del mundo, no es una de ellas. Así que casi sin darme cuenta, me puso en la mano una especie de varita mágica metálica, acabada en un colador plano y me dijo, “échale con esto aceite por encima al huevo”. ¿Y no sería mejor algo sin agujeros? Pues resulta que no, que debe hacerse con eso, lo exige la tradición milenaria de hacer un huevo frito, es parte del ritual, y a un ritual vas a contradecir. Así que allá que fui,  primero tímidamente, después un poco más animada por mi éxito, y ¡plof! “¡nos atacan! ¡a cubierto!!” “ay hija, no seas exagerada, por unas gotillas que saltan de nada”, “pero, pero, está caliente, y es aceite, y con eso defendían los castillos en la edad media, y en la edad media eran muy brutos…” “que no pasa naaada, tu sigue, no tengas miedo” (mmm… tal vez fuera el recuerdo de oír estas mismas palabras años antes, al aprender a montar en bicicleta, antes de pegarme más de una leche contra el suelo, pero por alguna extraña razón, no me relajé). Como mi duro entrenamiento requería de mi presencia cerca de la sartén, agradecí no tener bracitos cortos, y fui alejando mi cuerpo todo lo posible, cogiendo la varita mágica metálica del extremo más alejado al colador plano, y de alguna manera lo conseguí, a mi instructora le pareció que estaba cocinado, pues oí a mi espalda algo parecido a “jajajajajajajajajajsacajajajajalojajajadelfuejajajgo ya” que en idioma de madre significa “mucho de ordenadores pero estas cosas…”.

Llevarlo de la sartén al plato me dijo que era una misión delicada, supongo que en mi empeño de salvar al pobre huevo del malvado aceite me tomé aquello muy en serio, y conseguí llevarlo sin problemas, con el colador plano de la varita metálica, espumadera que le llaman los entendidos. Lo tenía, lo había conseguido, mi primer plato cocinado por mí, tenía la cena, tenía… un mísero huevo frito. Tanto sufrimiento por un huevo frito, y que encima no puedes presumir de ello, porque todo el mundo da por hecho que es lo más fácil, y no, pero no vas a decir que te costó, que te miran mal, y eso sí que no.

Testimonio desgarrador que demuestra que hay más gente con problemas para conseguir su primer huevo frito. Fuente: www.teniaquedecirlo.com, autor: marc_s

Testimonio desgarrador que demuestra que hay más gente con problemas para conseguir su primer huevo frito. Fuente: http://www.teniaquedecirlo.com, autor: marc_s

Días más tarde mi entrenadora decidió que estaba lista para el siguiente reto, “algo facilito, tengo estas croquetas hechas ya, así que sólo tienes que freírlas”.  Con la última palabra me dio un escalofrío, pero no me hizo echarme atrás, soy una chica valiente. Ese día hice un gran descubrimiento para lo que serían mis inicios en la cocina, las tapas de las sartenes, no son como su nombre indica para tapar las sartenes, ¡sirven a modo de escudo para protegerte del aceite que salta! (y más como le caiga una gota de agua al aceite). Esto no me lo explicó, fue un toque de genialidad mío, improvisación (iba para gran chef, ya lo véis), ya empezaba a entrar en mí el espíritu de los genios de la cocina, hasta improvisé el plato, y en vez de las deliciosas croquetas caseras, hice deconstrucción de croquetas caseras, mucho más de moda y algo de alta cocina. La dificultad aumentó también, claro, ya había pasado el nivel 1: huevo frito, estaba en el nivel 2: fríe algo empanado, así que esta vez no oí de fondo la orden de sacarlas cuando estuvieran listas, de hecho sólo escuché risas de fondo, muchas, ¿qué tiene de malo mi método del escudo-tapa-de-sartén? Vale que no se ajusta al ritual ancestral para freír, pero los tiempos cambian, y hay que hacer mejoras. Ahora para disimular y fingir adentrarme en esos mundos no lo uso, pero recuerdo con cariño mi escudo.

Después de aquello fui aprendiendo recetas más sencillas. Y ahí descubrí algunas cosas, como que si te pasas y pones unos granos más de arroz puedes alimentar a una familia entera de diez personas, que nadie es capaz de calcular cuánta pasta va a salir y siempre aparece más, pero al día siguiente está bien rica y sólo tienes que usar el microondas. Que el arroz quemado se quita muy mal de la cazuela. Que es útil tener el teléfono del chino a mano. Que el tomate va con todo pero puede acabar en los lugares más insospechados de la cocina cuando salta (esto lo descubrí gracias a mi compi de piso, un saludo). Que las palomitas de microondas se hacen de oído y es imposible que se hagan todas sin quemar la mayoría. Que la batidora primero se mete en el líquido y luego se enciende, nunca en orden contrario salvo para cambiar el gotelé. Que los tiempos de horno a X grados son orientativos, ya que cada horno pone el X grados donde le da la gana. Que la cebolla no es totalmente imprescindible como me intentaban decir en mi casa. Que dar la vuelta a la tortilla puede dar catastróficos resultados y oye, unos huevos revueltos con patata no están nada mal. Pequeñas cosillas que aprendí en mis tiempos de torpe profesional en la cocina.

Bonus, tiempo más tarde fui a la universidad, y viví fuera de casa como tantos universitarios, en residencia de estudiantes donde no nos daban de comer todos los días, ahí pude ver cómo cocinaba otra gente de mi edad. Recuerdo el primer día, fui a la cocina a hacerme algo, y ¿qué fue lo primero que vi? ¡A dos chicas usando el escudo-tapa-de-sartén! Si es que, cuando un invento es bueno…

Bulto sospechoso

Verano de 2013, Estados Unidos, los trabajadores de seguridad del aeropuerto de San Francisco se dirigen a su trabajo como cada mañana, lo que ellos no saben es que tras sus muchos años buscando todo tipo de objetos sospechosos que pudieran intentar subir al avión los viajeros, aquel día se enfrentarían a algo diferente.

Cuando le llegó al turno al periodista estadounidense Jonah Falcon, la conversación fue algo parecido a esto (recreación de los hechos realizada por el equipo de Lo que ellos no sabían):

– Pase por aquí por favor (vale, el personal de los aeropuertos de ese país no es tan amable, pero esto es una recreación muy poco aproximada)
– De acuerdo.
[Bip, bip, bip]
– Quítese todo lo que lleve de metal antes de pasar.
– Vale.
– Las manos sobre la cabeza, ¡quédese quieto!
– ¿qué pasa?
– ¿Qué lleva en el bolsillo?
– Na-nada
– No mienta, ¿lleva un arma o es que se alegra de verme?
– De verdad, no llevo nada.
– Acompáñenos, lo comprobaremos en esa habitación.
[Lo llevan hasta el habitáculo de al lado]
– Despacio, quítese los pantalones.
– Oiga, ¿esto es necesario? Verá, soy el periodista Jonah Falcon, y mi…
– ¡Cállese y bájese los pantalones! [ruido de walkie-talkie], Smith, aquí  Ferguson, ven para la sala 2, tengo un sujeto con un bulto sospechoso en la entrepierna.
– Gracias por venir Smith, y usted, ¿aún no se ha bajado los pantalones?
– Soy ciudadano americano, ¿seguro que esto no vulnera ninguno de mis derechos?
– ¡Jajajajajajajajajaja! No.
[El hombre se baja los pantalones]
– ¿Qué lleva en el calzoncillo?
– ¿Usted qué cree? Ya le he intentado decir que soy Jonah Falcon, y mi…
– ¡Que se calle! Aquí hablamos nosotros. De acuerdo, bajesé lentamente los calzoncillos, que a este paso voy a llegar tarde a recoger a mi mujer.
– ¿Mujer? Usted lo que quiere es verme desnudo. ¿Sabe ella sus gustos?
– Que no, que es por seguridad, y eso no es natural, ahí lleva algo metido, hágame caso de una vez.
– Está bien.
[El hombre, resignado, se baja los calzoncillos]
– ¡La madre que me…! ¿Ha visto eso Smith? Que está relajado, que es de verdad, que me acabo de acomplejar…
– Coño, llevo todo el rato intentando decirles, que soy Jonah Falcon, y mi pene está considerado el más grande del mundo, y voy a perder el avión porque ustedes querían desnudarme sin invitarme a una copa antes.

No sabemos qué pensaron Smith y Ferguson después de aquello (nombres totalmente inventados), pero Jonah Falcon asegura que ya está acostumbrado, al fin y al cabo debe de causar sorpresa ver un aparato de 24 centímetros en reposo y más de 34 erección. En fin, el tamaño importa en los aeropuertos.

Fuente (que sí, que sí, que es una noticia de verdad):

Tengo miedo

Sí, yo, con lo valiente que soy, tengo miedo de Milady, no de mí, bueno sí, no estoy loca (tanto), es que me he enterado hace poco de que para 2014 van a hacer una nueva serie sobre mi, ellos dicen que es sobre Los tres mosqueteros, pero todos sabemos que soy pieza fundamental, y el personaje que peor suelen tratar las adaptaciones. Esta vez va a ser la BBC, que tiene gracia que una cadena inglesa haga una serie con tanto protagonista francés, al menos esta vez Buckingham no irá vestido como Tino Casal… ¿verdad? ¿verdad? Y ya puestos, ¿dejarán los detalles escabrosos o volverán a endulzar todo para que sea apta para todos los públicos? Porque es increíble como puedes hacer que D’Artagnan mate a 30 espadachines de la guardia del cardenal en dos minutos sin despeinarse y no pasa nada, pero si lo pones ligando con una mujer casada… ahí ya empiezan a temblar los guardianes de lo decente, y Milady y decente no son dos palabras que mariden bien.

Como es un poco largo por las fotos sigue leyendo tras el salto para saber más:

Sigue leyendo