¡Feliz Navidad!!!

Feliz Navidad y un beso a los que visitáis Lo que ellos no sabían. Y tened esta carita de ilusión al abrir los regalos:

Gatitos navideños

Fuente: http://www.bancodeimagenesgratis.com/2013/11/18-nuevas-postales-navidenas-con.html

Anuncios

Bulto sospechoso

Verano de 2013, Estados Unidos, los trabajadores de seguridad del aeropuerto de San Francisco se dirigen a su trabajo como cada mañana, lo que ellos no saben es que tras sus muchos años buscando todo tipo de objetos sospechosos que pudieran intentar subir al avión los viajeros, aquel día se enfrentarían a algo diferente.

Cuando le llegó al turno al periodista estadounidense Jonah Falcon, la conversación fue algo parecido a esto (recreación de los hechos realizada por el equipo de Lo que ellos no sabían):

– Pase por aquí por favor (vale, el personal de los aeropuertos de ese país no es tan amable, pero esto es una recreación muy poco aproximada)
– De acuerdo.
[Bip, bip, bip]
– Quítese todo lo que lleve de metal antes de pasar.
– Vale.
– Las manos sobre la cabeza, ¡quédese quieto!
– ¿qué pasa?
– ¿Qué lleva en el bolsillo?
– Na-nada
– No mienta, ¿lleva un arma o es que se alegra de verme?
– De verdad, no llevo nada.
– Acompáñenos, lo comprobaremos en esa habitación.
[Lo llevan hasta el habitáculo de al lado]
– Despacio, quítese los pantalones.
– Oiga, ¿esto es necesario? Verá, soy el periodista Jonah Falcon, y mi…
– ¡Cállese y bájese los pantalones! [ruido de walkie-talkie], Smith, aquí  Ferguson, ven para la sala 2, tengo un sujeto con un bulto sospechoso en la entrepierna.
– Gracias por venir Smith, y usted, ¿aún no se ha bajado los pantalones?
– Soy ciudadano americano, ¿seguro que esto no vulnera ninguno de mis derechos?
– ¡Jajajajajajajajajaja! No.
[El hombre se baja los pantalones]
– ¿Qué lleva en el calzoncillo?
– ¿Usted qué cree? Ya le he intentado decir que soy Jonah Falcon, y mi…
– ¡Que se calle! Aquí hablamos nosotros. De acuerdo, bajesé lentamente los calzoncillos, que a este paso voy a llegar tarde a recoger a mi mujer.
– ¿Mujer? Usted lo que quiere es verme desnudo. ¿Sabe ella sus gustos?
– Que no, que es por seguridad, y eso no es natural, ahí lleva algo metido, hágame caso de una vez.
– Está bien.
[El hombre, resignado, se baja los calzoncillos]
– ¡La madre que me…! ¿Ha visto eso Smith? Que está relajado, que es de verdad, que me acabo de acomplejar…
– Coño, llevo todo el rato intentando decirles, que soy Jonah Falcon, y mi pene está considerado el más grande del mundo, y voy a perder el avión porque ustedes querían desnudarme sin invitarme a una copa antes.

No sabemos qué pensaron Smith y Ferguson después de aquello (nombres totalmente inventados), pero Jonah Falcon asegura que ya está acostumbrado, al fin y al cabo debe de causar sorpresa ver un aparato de 24 centímetros en reposo y más de 34 erección. En fin, el tamaño importa en los aeropuertos.

Fuente (que sí, que sí, que es una noticia de verdad):

Entre las sábanas

Créé par Liquid_2003

Créé par Liquid_2003 (Photo credit: Wikipedia)

Estar calentita entre las sábanas, sin necesidad de mover un músculo, sin apenas pensar, con todo en calma,  buena compañía al lado… y suena el maldito despertador con ese odioso sonido que te recuerda que tienes que moverte y salir de ese estado de paz y tranquilidad, y qué mala leche tiene el jodío, te hace moverte para apagarlo. Dormir 9 horas debería ser un derecho recogido en la Constitución, y disfrutar después de un buen café recién hecho otro. A estas alturas ya habrá alguien que me esté mirando mal, una de esas odiosas personitas que se despiertan por la mañana llenos de energía y creen que dormir es perder el tiempo, pues a todos ellos, decirles que se equivocan, que he recopilado unas cuantas ventajas de dormir (algunas sacadas de estudios científicos de dudosa veracidad), por esto, durmamos:

  • Tina Turner dice que su secreto es dormir 10 horas.
  • Dormir bien aumenta nuestra capacidad de seducción (estudio experimental del British Medical Journal).
  • Dormir poco aumenta las probabilidades de coger un resfriado (estudio USA 2004).
  • Los españoles duermen una media de 40 minutos menos por noche que los demás europeos. España también tiene la tasa más alta de accidentes laborales en la Union Europea y la tercera más baja productividad ¿Casualidad?
  • Los sueños previenen la psicosis: en estudios recientes se ha demostrado que las personas a las que se les despierta justo cuando empiezan a soñar, pero que aun así duermen sus 8 horas, experimentan dificultades de concentración, irritabilidad, alucinaciones y signos de psicosis después de solo 3 días.
  • Dormir poco aumenta las probabilidades de ser obeso.
  • Un grupo de científicos de la NASA descubrió que una siesta de 26 minutos es capaz de incrementar tu rendimiento en un 34% y tu nivel de alerta en un 54%.
  • Y la más cierta de todas: que despierten a Milady antes de su hora con el ruido de un taladro para que una hora después de levantarse esté la casa en completo silencio, le provoca instintos asesinos.
Siberian Tiger Yawn

Siberian Tiger Yawn (Photo credit: Wikipedia)

Como si me hicieran falta muchas excusas para dormir mucho… Si estás leyendo esto antes de las 14:00 de un fin de semana, recuerda, puedes darte media vuelta y seguir durmiendo, dulces sueños, queridos…

Más:

Si Cervantes levantara la cabeza…

Se encontraría con que los españoles no sabemos hablar su lengua, no hablamos ni español según cierto periódico. ¿Cómo se comunican casi la mitad de los españoles? ¿Por gestos? ¿Por ruiditos guturales? Vale que esto sea un triángulo de las Bermudas para aprender inglés y otros idiomas, pero tanto como no hablar ninguno…

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2013/08/13/economia/1376388549.html

Resaltado amarillo realizado por un mono con parkinson.
Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2013/08/13/economia/1376388549.html

Sexo y Manolos.

Manolo Blahnik shoe

Esta semana es el 15º aniversario de la serie Sexo en Nueva York (Sex and the city). Sí, me encanta esa serie que tantos tachan de superficial y frívola pero que habla de sexo sin tapujos y con humor; y que más de uno ve casi en secreto. Yo aún veo capítulos de vez en cuando (las películas mejor olvidarlas), soporta bien el paso del tiempo la serie que revolucionó por poner a mujeres hablando de sexo, si nos lo contamos todo, ¿alguien creía que un tema tan divertido iba a ser una excepción?

Y en estas conversaciones siempre había una que sobresalía de las demás, divertida, sin pelos en la lengua y exagerada como ella sola, aquí una muestra de porqué me reía tanto con la fabulosa Samantha Jones:

Samantha Jones (Sex and the City)

Samantha Jones (Sex and the City) (Photo credit: Wikipedia)

Vivo en mordor

Día 1.

– Ya tenemos el catálogo, ¿gastamos ya los puntos que nos quedan?
– Vale mamá, ¿puedo ver qué hay y así eleg….
– No, quiero que encargues este, y así los gastamos.
– ¿Y si veo algo que necesite más?
– Encárgalo YA.
– Sí mamá.

Aquí Milady debió haber sospechado algo, esa mirada de fuego en sus ojos, ese tesoro que quería que le trajeran los repartidores…
Pronto llegó un mensaje de la empresa a la que hicieron el pedido, en adelante Saruman (en este siglo los llaman e-mails):

Es un honor informarle de que tenemos lo que solicita, enviaremos con la empresa Nâzgul S.L. su tesoro, lo tendrá en unos días, puede consultar vía palantir dónde se encuentra en cada momento haciendo clic aquí.

En principio no debía ser una misión difícil, la empresa que lo enviaba traería el pedido desde la capital del reino hasta su morada que esta a unas pocas horas por carretera, lo que ella no sabía, es que las complicaciones de los caminos en el siglo del GPS y Google maps podían ser peores que las de antaño.

Día 2
Milady comprobó por curiosidad cómo funciona aquello del palantir, hizo clic donde le indicaban y descubrió que el tesoro ya había salido de la capital del reino, la cosa marchaba. ¿Hacia dónde? Buena pregunta.

Día 3
La empresa de Saruman envía un mensaje de madrugada:

El tesoro está ya en camino, lo recibirá en uno o dos días.

Bueno, pensó Milady, no es mucho tiempo, podrían afinar más, pero está bien, hoy y mañana y pasado va a haber siempre alguien en casa, y esto está tranquilo, les oiremos llegar.

Día 4

-¿Llegará pronto verdad? Me da mala espina…
– Tranqui, lo dices como si fuera a llegar más tarde que la madre de los hijos de Ted Mosbi1

Día 5

(Ding Dong)
– ¿Mi tessssssoro?
– No, que es el del butano…

Día 6
Milady comprobó vía Palantir para ver si averiguaba porqué no había llegado nada aún, lo que leyó era algo críptico:

Fecha y Hora Código Descripción de Situación
Día 2 00:00:00 T1 EN TRANSITO
Día 3 09:22:00 T2 MERCANCÍA EN REPARTO
Día 3 17:30:00 I523 CERRADO O AUSENCIA, NUEVO REPARTO
Día 4 08:14:00 T2 MERCANCÍA EN REPARTO
Día 4 20:00:00 I547 CONCERTANDO PROXIMO REPARTO

El tesoro parecía estar llevando una ruta bastante curiosa, lo repartían y nadie lo traía. Como era fin de semana a esas alturas estaría descansando en algún punto del camino… (o de juerga, con estas cosas nunca se sabe).

Día 8 
Mensaje de los Nâlgul a las cinco y media de  la tarde:

¿Cuándo vas a estar en casa? Hemos ido dos veces y no había nadie tenemos tu tesoro aquí esperando.

Volvió a consultar vía Palantir dónde estaba el tesoro, el dónde no lo supo, pero descubrió, que cinco minutos antes los Nâzgul habían estado un rato antes en su casa, o eso parecía. No había aviso en el buzón, no había llamado nadie, la casa estaba tranquila. Decidió llamar a los Nâzgul, esperando que no le hablaran en un idioma raro:

(Música, música, más música)
– Nâzgul S.L. Le atiende Bjalkslkkk ¿en qué puedo ayudarle?
– Verá, es que tengo un pedido pendiente, la empresa Saruman me iba a mandar un envío con vosotros y aún no me ha llegado, bueno sí, pero pone en la web-palantir que no estaba en casa, y es mentira, yo estoy en casa.
– ¿Está segura de que había alguien en casa en el momento de la recepción?
– Sí, hace cinco minutos yo estaba en casa, dígale por favor a su repartidor que vuelva.
– ¿Tiene aviso en el buzón?
– No.
– ¿En qué provincia está?
– Provincia de Milady
– Tiene que llamarles a ellos.
-…
– Yo no puedo hacer nada desde aquí.
– ¿Darme el número?
– Sí, no se retire.
(Música, música, más música)
– El número es… un placer solucionarle sus problemas
– ¿Solu…qué?

Bueno, si el Nâzgul principal no podía hacer nada llamaría al Nâzgul local, a ver qué contaban.

(Música, música, más música)
– Nâzgul S.L. Le atiende Bjalkslkkk ¿en qué puedo ayudarle?
(¿Alguien entiende alguna vez los nombres que dicen? Deben ser orcos o algo)
– Verá, es que tengo un pedido pendiente, Saruman me iba a mandar un envío con vosotros y aún no me ha llegado, bueno sí, pero pone en la web-palantir que no estaba en casa, y es mentira, yo estoy en casa.
– ¿Está segura de que había alguien en casa en el momento de la recepción?
– Sí, hace 20 minutos yo estaba en casa, dígale por favor a su repartidor que vuelva.
– No se puede, tendrá que ser para mañana. ¿Por la mañana o por la tarde?
– Bueno, pues para mañana por la mañana entonces, pero dígale que mire bien la dirección o que llame al teléfono que tienen para ello y me pregunten.
– ¿Tiene aviso en el buzón?
– No.
– Pues suelen dejar avisos de ausencia.
– Ya, pero a mi no me han dejado ninguno, empiezo a dudar de que realmente hayan estado aquí.
– ¿Su dirección es: [inserte aquí dirección de Milady perfecta, sin errores]?
– Sí.
– Pues pone que el envío es para mañana
– Ya, si lo acabamos de cambiar.
– Pues no puedo hacer nada.
– Me empieza a quedar claro.

A estas alturas Milady empezó a temer que el invierno llegara a Invernalia2 antes que su paquete, el cual según le decían estaba en la ciudad ya.

Día 9
Por la mañana:

(Ding Dong)
– Mi tessssssoro…
– No, es el cartero.
– ¿Con mi tessssssssoro?
– No, con las facturas. ¿Por qué hablas con tantas eses?

Mientras Milady se disponía a comprobar si aparecía la futura mujer de Ted Mosbi sonó el teléfono. Milady creyó que sería el repartidor, ilusa…

(ring, ring)
– ¿Diga?
– Le llamo de Nâzgul S.L. de su ciudad mi nombre es bjalkslkkk, verá, es que hay un problema con su pedido.
– ¿Sólo uno? Qué alivio, creí que se lo habían comido y que había más problemas, vamos mejorando, cuénteme.
– Es que usted indicó que se lo enviáramos por la mañana.
– Sí, me preguntaron y dije por la mañana, ¿cuál es el problema? ¿Está prohibido madrugar en la religión de los Nâzgul o algo?
– Es que el Nâzgul de su zona no pasa por allí por las mañanas.
– Por las tardes me ha quedado claro que tampoco.
– ¿Cómo dice?
– No importa. ¿Cuándo puede venir a traerlo?
– Cuándo usted prefiera. ¿Estará mañana por la tarde en casa?
– Sí, y por la noche, y por la mañana, y llevo en casa desde que me enviaron el maldito pedido hace un montón de días….
– De acuerdo, se lo apunto para mañana por la tarde.
– ¿Y porqué no me lo mandan hoy? Por curiosidad más que nada.
– Porque ya no se puede, como indicó por la mañana y por la mañana no pasan por ahí ya no puedo decir que se lo manden por la tarde.
– Se lo pasan bien a mi costa, ¿verdad?
– ¿Disculpe?
– Da igual, pero dígale al repartidor que por mi casa no ha pasado ningún día, que no se lo invente, que pregunte la dirección, que no pasa nada, no será menos hombre por ello, y dele estas indicaciones para llegar, dado que creo que en vez de en el centro de la ciudad han debido mover mi casa conmigo dentro y ahora vivo en Mordor, dígale que busque una puerta enorme negra y que llame, justo la que está al lado de la torre muy alta con un ojo de fuego arriba.
– De acuerdo yo se lo digo, que igual no conoce esa calle, un placer ayudarle.
– ¿ayu… qué?

Por la tarde Milady y alguien que seseaba miraron por la ventana un rato. ¡¡¡Y vieron al repartidor de Nâzgul S.L.!!!!! Les mintieron, sí que conocen la calle, pero sólo para ir a la librería de enfrente, no a casa de Milady…

Día 10
El pedido no llegó, ni por la mañana ni por la tarde. Milady concluyó que vivía en Mordor, en algún momento habían movido su casa con ella dentro, y desde aquí quiso lanzar un mensaje:

Frodo, ya tuviste bastante con el anillo, deja que llegue mi paquete, que no es mucho pedir…
Mi nueva casita, en invierno hace calorcito y en verano no da mucho el sol. En cuanto apague el faro de la torre será un lugar perfecto para las visitas.  (Photo credit: Wikipedia)

Mi nueva casita, en invierno hace calorcito y en verano no da mucho el sol. En cuanto apague el faro de la torre será un lugar perfecto para las visitas. Tal vez deba poner ascensor…
(Photo credit: Wikipedia)

 

1. Efectivamente, la madre ha llegado antes que el paquete…
2. Voy por el quinto libro de Canción de Hielo y fuego, llevan desde el primero diciendo Winter is comingWinter is coming… Aún no ha llegado.

 

Nota de la autora:
Historia basada en hechos reales, los nombres obviamente son falsos, lo de que vivo en Mordor… empiezo a creer que es cierto.

Actualización
Había puesto nombres falsos, pero después de otro episodio surrealista en el día de hoy al teléfono, lo dejo claro, Seur me está vacilando.

Esta tarde en muchas casas de España…

1) Negación. No puede ser, ya les ha tocao a los de siempre, claaaro, como venden tanta, así cualquiera, pero no puede ser, algún reintegro o algo tengo que tener, voy a comprobarlos por quinta vez todos… Que no, que esta página de internet no va bien, ese cacharro está estropeado, ya lo miraré mañana en el periódico.

2) Ira y envidia. Mecagüen la leche, otra vez sin premios, así no salimos de pobres, si es que no sé para qué juego, si nunca toca nada, y encima los del bar de al lado celebrándolo, manda huevos, y a mí nada, al tonto de siempre, nada. Míralos, ahí tirando champán, veeenga, la gente sin un duro y ellos tirando el champán…

3) Pacto. Bueno al menos tenemos salud, porque que eso es lo importante ¿no? que estemos todos bien, que vamos a juntarnos con la familia estos días…

4) Depresión. Estos días con lo caro que está todo, si al menos nos hubiera tocado un pellizco compraríamos algo de marisco mejor. Así nada, no se nos atragante la suegra con las gambas, y encima la suegra, pero porqué a mí…

5) Aceptación. Ya está, el último año que compro tanto, que empiezas por compromiso y con ilusión y al final le compras lotería a medio barrio. Si total, no toca nunca, mejor trabajar, ganar poquito a poquito el dinerillo y vivir bien, que los ricos no parecen tan felices… ¿Quieres lotería del niño? Por supuesto, no te vaya a tocar a ti y a mi no. Bueno, igual no lo he aceptado del todo, pero hay que tener ilusión ¿no?