Soy mala

Soy tan mala, que a veces incluso quito el USB sin hacerlo de forma segura, soy tan malota, que a veces cruzo en rojo los pasos de cebra, soy tan mala que he comido chicle en clase, soy tan mala, pero tan malota, que he llevado pantalones en París.

Paris Exposition: Eiffel Tower, Paris, France,...

Paris Exposition: Eiffel Tower, Paris, France, 1900 (Photo credit: Brooklyn Museum)

Sí, París, la ciudad del amor, de la torre Eiffel, de Disneyland Paris, e incluso la capital de la moda. Durante décadas, las parisinas han lucido con orgullo los modelitos más nuevos salidos de la mente de los diseñadores (unas veces con más acierto que otras, también es verdad), lo que ellas no sabían es que estaban haciendo algo ilegal, por hacer algo tan nimio e inocente como llevar pantalones (bueno, según qué pantalones no es algo tan inocente, hay horteradas que casi debieran estar castigadas XD).

Resulta que durante la Revolución Francesa (para los de la LOGSE, buscad en San Google “la toma de la bastilla”, “liberté, égalité, fraternité” y Maria Antonieta, así para empezar), las parisinas del pueblo llano empezaron a llevar pantalones como símbolo de rebelión, en contraposición a los vestidos de las aristócratas. Esto por supuesto era un acto subversivo increíble, madre de dios, vestir pantalones,  ya me imagino a más de un padre francés:

-¿a dónde vas señorita?
-a casa de Sophie, que vamos a protestar, al lado de la panadería de Philippe
– ah no, de mi casa no sales vestida así, que a saber cómo te miran los muchachos, mon dieu! Ponte una falda ahora mismo, ¡y que tape el tobillo!

Y claro, ante tal escándalo, las jovencillas con pantalones, las autoridades tomaron medidas, y en 1800 se aprobó la “ordenanza sobre el travestismo de las mujeres”, que prohibía a las féminas calzar esta perturbadora prenda sin el permiso de las autoridades.

“Toda mujer que desee vestirse como un hombre debe presentarse en la Prefectura de la policía para obtener autorización” (Ordenanza sobre el travestismo de las mujeres, París, 1800)

Description unavailable

Las policías sí tendrían permiso de autoridades ¿o hasta para ellas se les olvidó pedirlo? (Photo credit: anw.fr)

Casi 100 años después, entre 1892 y en 1909, pensaron que igual se habían pasado, estaban exagerando, así que lo suavizaron, un poquito.  Se autorizó la prenda para las mujeres que sostuvieran en la mano “un manillar de bicicleta o las riendas de un caballo”. ¿Si sujetaban las riendas pero no había caballo valdría igual o parecería que iban con un látigo y sería demasiado?

Y por fin, el jueves pasado, se retiró esta ordenanza que para qué nos vamos a engañar, llevaban saltándosela a la torera desde hace unos cuantos años.

¿Sabría Carla Bruni que era una primera dama revolucionaria con posibilidades de ir a la cárcel por llevar esos vaqueros?

Fuente:

Anuncios

Di lo que quieras seas quien seas... (no hace falta registrarse)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s